Entra en un vagón

miércoles, 25 de enero de 2012

Vagón 37. Un lugar en el espacio

¡Siete días! Siete días de oscuridad. Es lo que me ha dicho el maquinista que vamos a tardar en atravesar este túnel. ¿Qué haré con los niños en estos siete días?

Juan me preocupa. Está acostumbrado a vivir entre tinieblas, sabe que en la oscuridad no se oculta nada que no exista a plena luz, pero regresarán sus recuerdos, estoy segura. Y Julia… Julia tendrá miedo, el mismo miedo que siente cada noche y que le trae pesadillas.

He hablado con el camarero del vagón restaurante para que nos traiga la comida, no quiero andar con los niños por los pasillos en esta penumbra. ¿Aguantarán las bombillas? Si se funden será terrible.

Las estrellas en las ventanas los mantienen distraídos de momento, pero sólo han pasado unas horas. Tengo que pensar en un nuevo juego.

—¡Atención! Se aproxima una tormenta de meteoritos. Princesa Julia, dame las coordenadas correctas para que los podamos esquivar.

—¡Yo no tengo de eso! —Julia frunce el gesto y cruza sus brazos— ¿Y por qué tú eres Rey y yo sólo princesa?

—Dime números, tonta. Da igual los que digas.

—Tonto tú. No juego más.

No, no, no… esto no. Tengo que cambiar el juego.

—Niños, no peleéis. No hay tormenta de meteoritos, es el nacimiento de una nueva galaxia, mirad… ¿veis todas esas luces que parecen fuegos artificiales? Son nuevas estrellas y nuevos planetas. Mirad cómo buscan su sitio en el espacio, ¿lo veis?

3 comentarios:

MOVISI dijo...

Un relato reflexivo y muy bien narrado, hace que se disfrute al leerlo desde la primera hasta la última palabra...

Un placer, saludos.

Pedro Luis López Pérez dijo...

He disfrutado como un niño al leerlo. Me he sentido en el tren y he querido ser niño, otra vez.
Un saludo.

convoy89 dijo...

Gracias MOVISI y gracias Pedro Luis.

Si os gusta y tenéis oportunidad, podéis decirles a vuestros conocidos que echen un vistazo, a ver si a ellos les gusta también. Cada día somos más, dentro y fuera del tren, pero tenemos que seguir aumentando en número y en calidad.

¡Un saludo y de nuevo gracias!