Entra en un vagón

domingo, 5 de febrero de 2012

Locomotora. Hágase la luz

Por increíble que pueda parecer, cada vez que pasamos por este túnel tardamos un día más en salir que la vez anterior. Calculaba unos siete días y han sido ocho. El maquinista asegura que el tren va a una velocidad constante, siempre la misma. Total, no hay nadie en la mayoría de las estaciones y los pasos a nivel han pasado a la historia. Además, me dice, ¿para qué iba a frenar si lo importante es salir de la oscuridad cuánto antes? Tiene razón. Debe haber sido un error mío de cálculo. La próxima vez estaré más atento.

2 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Por absurdo que parezca la oscuridad cada vez que la traspasamos es más duradera. La penumbra, la melancolía se hace más lenta, en cambio el tiempo es el mismo pero dá la sensación de que se tarda más.
Muy bueno.
No he podido comentarte antes tu trabajo por problemas que expongo en mi última Poesía... Lo siento.
Un abrazo.

convoy89 dijo...

Gracias de nuevo y que no sea nada.