Entra en un vagón

jueves, 16 de febrero de 2012

Vagón Restaurante. Coordenadas ortogonales

Al otro lado del vagón, en un asiento aproximadamente simétrico bajo unos ejes de coordenadas ortogonales, hay una rubia que me mira. Está como un queso de Burgos. Me mira y habla con su compañera de algo que ignoro pero que me gusta imaginar. Se ríen y vuelven a mirarme. Tengo que empezar a olvidar a Elisa. 

4 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

La vida viene y va. Cuando menos te lo esperas surgen unas nuevas miradas y gestos complices de personas insospechadas, que abren renovadas expectativas e ilusiones, aunque no todas esten como un queso de burgos, ni todos como un hornazo de Salamanca.
Un abrazo. Muy buen relato, como siempre.

Raúl dijo...

Los vagones de tren son un escenario idílico para ligar o, más bien, para imaginar que se liga.

Raúl

convoy89 dijo...

Algunos de nosotros hemos vivido en Salamanca unos años y el hornazo no era santo de nuestra devoción, Pedro Luis. Pero reconozcamos que la tierra charra no sólo vive de hornazos: hay muchos otros placeres que disfrutar allí. : )

convoy89 dijo...

A ver qué va a pasar. Creo que no lo sabemos ni nosotros. ¡Hasta la sorpresa siempre! : )